CUANDO HABLAMOS EN SUEÑOS 2


Hablar en sueños

Hablar en sueños

 

¿Te han sorprendido en alguna ocasión diciéndote que hablas mientras duermes? Posiblemente sea así y formes parte de ese aproximado 14% de los seres humanos que hablamos dormidos, aunque tan solo sean unas pocas frases masculladas, o sonidos incoherentes que no conducen a nada.

 

Este fenómeno, conocido científicamente como somniloquia, es una parasomnia que alude a hablar en voz alta durante el sueño. Suele producirse a menudo en la infancia, y con frecuencia no más allá de los 10 años de edad, perdiéndose este hábito con el transcurso del tiempo. Sin embargo, también lo pueden experimentar personas que hayan padecido episodios de sonambulismo en el pasado (o que si no lo han tenido, lo vayan a experimentar en el futuro). A pesar de encontrarse ya en la edad adulta, continúan manteniendo esa facilidad para hablar dormidos. El porcentaje es mínimo, pues son tan sólo un 5% de los adultos se ven afectados por la somniloquia.

 

Como es lógico pensar, hay muchas maneras de hablar mientras dormimos. Hay personas que balbucean palabras ininteligibles o simplemente sonidos extraños, mientras que otros son capaces de hilar y pronunciar frases comprensibles, pudiendo incluso llegar a hilvanar un discurso completo y coherente. Tanto en los estudios realizados al respecto, como en las experiencias que día a día vivimos con aquellas personas con las que compartimos lecho, también se ha comprobado que algunas hablan de manera espontánea y sin recibir ningún tipo de estímulo, mientras que otras pueden hacerlo motivadas porque un interlocutor les incite a ello. Es decir, si tienen a otra persona que va animándoles a que respondan, los durmientes lo harán hablando y siguiendo la conversación a pesar de estar sumergidos en el sueño. De esto puedo dar fe por mí misma porque me sucede muy a menudo, tal como me relata en ocasiones mi marido. De todas formas, en mí no es extraño pues fui sonámbula hasta los 21 ó 22 años de edad.

 

Para aclarar un poco este fenómeno, diré que el hablar dormido generalmente sucede durante un despertar transitorio del sueño, ya sea en la fase REM o no. A estas alturas ya conocemos que durante la fase REM se produce el llamado sueño paradójico, fenómeno en el cual la actividad cerebral es muy intensa, y durante el que los sueños son particularmente vívidos. Es en esta fase cuando, habitualmente, se produce una desconexión muscular para evitar que nos hagamos daño o lastimemos. Lo usual es que también se “desconecten” los músculos faciales, y que las cuerdas vocales permanezcan inactivas, pero en algunas ocasiones este mecanismo no se engrana bien y podemos llegar a pronunciar en voz alta palabras de lo que estamos soñando en ese momento, que es a lo que aquí hago referencia.

 

También puede darse otra situación y es que hablemos dormidos durante lo que se conoce como “sueños transitorios”, que no son otra cosa que las ensoñaciones propias de ese momento en que no estamos completamente dormidos, pero tampoco despiertos del todo. En ese momento, la desconexión muscular aún no se ha completado, y por eso podemos repetir algunas frases del sueño. En general, la persona puede hablar dormida en cualquier momento de la noche y durante cualquier fase del sueño, pero es más común que lo haga en las etapas más profundas. Por eso, las personas suelen hablar más a primeras horas de la noche, ya que a medida que avanza el reloj, el sueño se hace más ligero.

 

Las investigaciones han demostrado que generalmente no se trata de algo importante, sino más bien de discursos sin sentido y con una escasa duración de entre 1 y 2 segundos, aunque personalmente, y en base a mis propias experiencias, considero que este breve periodo de tiempo al que alude la ciencia es excesivamente corto. Sea como sea, no deja de resultar un acto fascinante si tenemos en cuenta las formas en la que se desarrolla, porque está claro que no se trata de una enfermedad. Hablar dormidos no tiene por qué suponer ningún tipo de preocupación, y en ocasiones hasta puede resultar simpático, siempre que no nos acometa la duda de si lo que hemos dicho resulta procedente o no ante nuestro oyente.

 

En circunstancias normales, las personas que no habitúan a recordar sus sueños con gran detalle sólo mantienen en su memoria unas breves pinceladas del paisaje de sus sueños. Sin embargo, hoy conocemos el caso de un hombre que narraba sus sueños con un detalle increíble, y que lo hacía mientras estaba dormido. Su nombre era Dion McGregor, y aunque falleció en 1994, nos dejó un increíble y fantástico legado de numerosas cintas de magnetofón (era el método de la época al alcance de cualquier bolsillo), donde se recogían sus sueños, narrados con un detalle increíble por él mismo mientras estaba durmiendo y “viviéndolos”.

 

Los sueños de MacGregor han llamado la atención de muchos especialistas, que ven en dichas grabaciones una ventana única al excepcional mundo al que viajamos cuando dormimos. Sus historias están llenas de personajes y situaciones excéntricas, y originaron los estudios de la académica de Harvard, Deirdre Barrett. Esta científica señala que las aseveraciones de quienes hablan dormidos no siempre coinciden con lo que están soñando, pues a veces, el discurso parece más bien un reflejo sin una historia asociada. Sin embargo, en otros casos, quienes hablan dormidos reportan sueños que coinciden ampliamente con sus somniloquios.

 

La historia de MacGregor es muy peculiar, pues de día era un aspirante a compositor que se codeaba con personajes de la fama de Barbra Streisand. Sin embargo, de noche, los dramas que narraba dormido eran impresionantes. En un momento determinado de su vida, y atravesando una mala racha económica, este hombre se alojó en casa de unos amigos, debiendo dormir en el sofá por no disponer de otro espacio la vivienda. Sin embargo, sus compañeros de alojamiento encontraban su hábito de hablar en sueños algo irritante y, debido a ello, en cuanto pudo se mudó con su amigo Michael Barr a otra vivienda. Fue a partir de ese momento cuando sus somniloquios comenzaron a encontrar una audiencia más dispuesta.

Muy temprano por la mañana, y procurando hacer el menor ruido posible, Barr se metía en el dormitorio de McGregor y colocaba un micrófono cerca de la cabeza de éste para comenzar a grabarlo. Algunas de las historias tenían tal nivel de detalle que hasta el propio McGregor se sorprendía después de su contenido. Fascinado, Barr se las mostraba con frecuencia a sus amigos. “Para él eran lo más destacado de su vida”, dice Phil Milstein, un productor musical que comenzaría a intercambiar correspondencia con Barr y McGregor años después.

Por casualidad, las cintas llamaron la atención del legendario sello discográfico DECCA, que ofreció sacar un disco con una selección. El resultado fue un LP llamado “The Dream World of Dion McGregor” (El mundo de los sueños de Dion McGregor), que salió a la venta en 1964 junto con un libro de la editorial Random House. Además, determinadas grabaciones de sus monólogos en clave de humor se convirtieron en discos de culto en los años 60.

Temiendo que se tratara de un engaño elaborado, el sello le encargó a un psiquiatra que examinara a McGregor. Finalmente, y tras exhaustivas pruebas, el veredicto médico fue que estaba saludable, sano mentalmente, y que no mentía ni fingía en absoluto. De ahí que la Dra. Barrett creyese que esto probablemente se explicase con la idea de un estado híbrido de sueño entre el sueño de movimientos oculares rápidos – REM – (normalmente anfitrión de los sueños), y una sombra de conciencia al despertar.

Sea como sea, ahí están esas muestras de que mientras dormimos, no descansamos. ¿Le puede quedar a alguien alguna duda tras semejante caso?

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “CUANDO HABLAMOS EN SUEÑOS

    • Mayte del Sol Autor

      Así es, Josep. Tenemos otras vidas en planos paralelos, pero como bien dices, sólo podemos acceder a ellos cuando logramos recordar lo soñado. Un cordial saludo.