EL EMPERADOR (IV)


 

EL EMPERADOR (IV)

 

El arcano IV nos muestra a la pareja o consorte de la Emperatriz. El Emperador simboliza, pues, el marido, el patriarca, el rey, el padre… en una palabra, la creatividad y poder fecundante masculino. 

 

El Emperador siempre nos muestra su poder sólido y firme, y nos habla de una oligarquía y una capacidad de mando. Simboliza el deseo de mandar y de dominar a los demás, de sobresalir y destacar sobre otros, y también nos evidencia unas altas ambiciones masculinas, ansias de grandeza, y un fuerte poso de materialismo. Sin embargo, toda esa fortaleza se transluce también en una gran resistencia ante las adversidades, así como el control y éxito de una situación.

 

La figura de este arcano puede representar una situación social elevada, el control de un problema o conflicto, el poder político o monetario. Si nos ceñimos al ámbito de los negocios, el naipe nos refiere una persona influyente y popular, un cargo político con responsabilidad, e incluso – dependiendo de con qué cartas se le vea -, a un hombre dominante y tirano. Puede representar al jefe, al capataz o patrón, al dueño de un negocio o al banquero con el que se tienen tratos. También encarna a los políticos, militares, financieros, empresarios, industriales, ejecutivos… Si nos ceñimos al ámbito familiar, puede simbolizar al abuelo, padre, marido, hermano o suegro, es decir, siempre una figura masculina y de cierta posición y relevancia en nuestra vida.

 

Al Emperador, al igual que a su consorte, la Emperatriz, le gustan el boato, las fiestas y alegrías, los dispendios y la buena vida. No en vano, sus ideas de grandeza y ambiciones desmedidas le obligan a codearse con personas que rodean esos círculos poderosos, y que le pueden resultar muy influyentes y efectivas para hacer negocios. Sin embargo, y a pesar de que busque ese tipo de ambientes, no hay nada que tolere peor que el que se le diga lo que tiene que hacer. Tiene un carácter testarudo, y no soporta la imposición de las ideas de otros. Él tiene una forma de pensar, en ocasiones muy cuadriculada, y en base a ella actúa. Por eso, tanto puede ser un protector generoso como un adversario temible y despiadado.

 

Mal aspectado o invertido en la tirada, denuncia a una persona autoritaria, dictadora y arbitraria, tal vez muy absorbente e inflexible. En ocasiones puede ser déspota y absolutista, incluso injusto. Además, es ególatra y egoísta, y su deseo de ser el centro de atención lo convierte en un hombre muy vanidoso. Eso le hace sucumbir fácilmente a la adulación, por lo que para revertir este aspecto tan negativo de su carácter, es buena táctica emplear la astucia en lugar de la sinceridad. Sólo así podremos tornar beneficioso y a nuestro favor el carácter negativo del Emperador.

 

En términos generales nos habla de que se pierden ayudas, apoyos o influencias que ya se tenían, posiblemente de tipo financiero, bancario o político. Y si no tuviésemos padrinos o ayudas, continuaremos sin tenerlos. También puede reflejarnos una falta de armonía familiar o conyugal, o un debilitamiento y pérdida de madurez de la persona. En esos momentos puede sentir cobardía o una sumisión enfermiza que le impide realizarse, y eso le puede llevar al peligro de perder su cargo, empleo o posibilidades de promoción, así como de bienes, propiedades o negocios por mala gestión. En esas situaciones puede darse a vicios de escapismo, como alcohol, tabaco, drogas o juego.

 

Como pauta general, el consejo que nos da el Emperador es que actuemos con firmeza, seguridad y sin miedo, con decisión en resumen. Debemos dejar de lado las dudas, miedos, titubeos e indecisiones, y luchar por obtener un resultado satisfactorio en todo aquello que nos propongamos.

 

PROFESIONES: de poder y responsabilidad (empresario, responsable de un departamento…) También militares y políticos.

 

LUGARES: extranjero y tierras lejanas. Un país, una capital, una fortaleza. Sitios de gobierno. Alcadías.

 

AMOR: revela a un hombre que no suele ser fiel en el matrimonio, y que se da mucho a las conquistas amorosas, pues casi nunca se contenta con una sola mujer. Es el buscador de nuevos placeres, el conquistador. También puede indicar al hombre que se casa por interés o por deber, antes que por amor.

SALUD: en lo positivo anuncia energía, resistencia, equilibrio y buena salud. Asimismo, representa la paternidad y la potencia sexual. Se relaciona directamente con la pelvis, hígado, intestinos, pulmones y bronquios. Si está mal aspectado, refiere salud quebrantada por mala alimentación y vicios, y hasta la posibilidad del “mal de gota”.

 

CLIMA: señala tiempo despejado y soleado, y la permanencia del anticiclón.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.