EL MAGO (I)


 

mago

 

El naipe de El Mago, del malabarista, del ilusionista, del brujo, del adivino… simboliza a la persona que recurre a sus conocimientos, destreza, encantos y recursos mágicos para armonizar lo nuevo con lo viejo, lo moral con lo amoral, lo pacífico con lo guerrero, lo material con lo espiritual. Por tanto, siempre permanece en una eterna lucha para mantener el equilibrio ante cualquier evento, conflicto o situación. En esencia, simboliza la conciencia, la creación y la acción.

 

El Mago es astuto y diestro, muy sagaz en sus actos, los cuales maneja con gran habilidad y pericia. Ha estudiado mucho y se ha formado bien, y por tanto sus amplios conocimientos le proporcionan una enorme confianza en su propia valía para salir adelante. Sabe que debe concentrar los esfuerzos y ser activo, pues su potencial y talento son enormes; por ello, es flexible como un junco y se doblega a las situaciones del momento con maestría dependiendo de sus propios intereses. Sus enormes dotes de persuasión y su gran diplomacia le hacen ganarse a la gente por la mano, por lo que se revela como un buen comerciante y vendedor, siendo sus actividades comerciales, sociales y profesionales prósperas, aunque siempre obtenidas a base de un gran esfuerzo. El Mago siempre sabe que debe trabajar y luchar para conseguir lo que desea. Ese esfuerzo y trabajo por encontrar el equilibrio y la armonía se plasman en su hogar, pues en él reina la calma ya que utiliza toda su diplomacia y tacto con esmero para que el ambiente sea agradable y no haya problemas.

También nos lo podemos encontrar dedicado a las ciencias ocultas en su más amplio espectro. Puede ser un adivino, mago, brujo, hechicero o chamán, o reflejarnos una situación o circunstancias ceñidas a este ámbito. Si se rodea de este mundo, poseerá el don de la profecía y de la clarividencia, pues su poder mental es enorme. Puede estar inspirado por lo divino, y su profundo sexto sentido le hace estar en perpetua conexión con los poderes cósmicos y las entidades angélicas. Conoce muchos rituales, y sabe cómo aplicarlos en sus contactos con otros planos, con los desencarnados y las energías invisibles, en una palabra, con el Más Allá.

 

Cuando aparece invertido o se encuentra mal aspectado en la tirada, todas sus cualidades positivas se tornan negativas y amenazadoras. En ese caso podemos encontrarnos con una persona charlatana, timadora y estafadora, que puede llegar a ser incluso intrigante en la empresa o en la familia, y generar mal ambiente y desequilibrio.

 

Si esta faceta tan negativa no resulta excesivamente apreciable (dependerá de las cartas de las que se acompañe), su lectura nos induce a pensar en una persona carente de diplomacia, picardía o astucia. Además, es débil y no posee fuerza de voluntad, por lo que confundirá sus propósitos y no sabrá cómo actuar. Poco original, se aprovechará de las ideas de los demás, y no tiene aptitud para los estudios ni para trabajos meticulosos.

 

Siempre que su lectura mal aspectada no nos marque un retraso en el inicio de empresas, proyectos o negocios, o un desequilibrio comercial o monetario, debemos entender que este arcano nos empuja a actuar, y a hacerlo ya. Existe la posibilidad de un nuevo comienzo, de algo nuevo, y su aparición indica que los cielos están de acuerdo a nuestros deseos.

PROFESIONES: independientes, autónomos y especializados (médicos, informáticos…)

 

LUGARES: circos, ferias, teatros. Grandes almacenes. Calles, estadios, pistas, plazas, campos deportivos. Talleres.

 

AMOR: simboliza la atracción, pero se puede quedar sólo en eso. Habla de un enamoramiento a medias, de un coqueteo que puede ser el preludio de algo más serio, pero que todavía no lo alcanza. Debido a las cualidades inherentes de este arcano, refleja diplomacia y equilibrio en las relaciones, y un especial afán de agradar para deslumbrar. Revela un gran tacto y negociación en cuestiones del amor.

 

SALUD: refleja equilibrio y buena salud en general. La armonía fisiológica es evidente, y en caso de existir enfermedades, éstas serán pasajeras, pues es un claro síntoma de mejoría. Su aparición en la tirada indicará que existen buenas capacidades para superar una enfermedad, dolencia o disfunción orgánica.

 

CLIMA: indica una mejoría general del tiempo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.