EL TAROT, LLAVE PARA RESOLVER CONFLICTOS 2


Tarot, llave para resolver conflictos

Tarot, llave para resolver conflictos

 

“Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, tenemos el reto de cambiarnos a nosotros mismos”. Victor Frankl

Uno de los privilegios de ser taróloga (y no digo tarotista porque son dos cosas distintas), es que se llegan a escuchar las auténticas historias de la gente, a menudo con un poso personal muy profundo e íntimo. Ante esa circunstancia, considero que el principal trabajo de un tarólogo es mantener la energía, tanto de su cliente como de él mismo, en un nivel óptimo para poder continuar con nuestro cometido en la vida. El universo tiene un repertorio deslumbrante de espejos que mostrarnos en la sala de lectura. Yo soy tú, y tú eres yo .

 

No todo el que viene para celebrar una sesión de Tarot se encuentra en una situación difícil o comprometida. Es cierto que algunas personas sólo quieren saber si todo va a continuar bien, tal como lo tienen en ese momento, y si ellos, personalmente, están potenciando que las cosas fluyan de una manera armónica. Sin embargo, hay otros cuya historia es un poco más compleja.

 

En el mundo hay millones de personas, y por eso, las cosas se ven de millones de formas diferentes, lo cual puede crear conflictos, disensiones, divisiones y discusiones. Y la realidad es que no sólo ocurre esto en el microcosmos, sino también también a un nivel más amplio y global. De ahí que tengamos que medir nuestros valores, ideales y deseos, e integrarlos en alguna parte, lo cual genera un conflicto más grande de lo que pensamos.

 

El espíritu de competición

El conflicto al que aludo surge cuando el espíritu de competición, ese afán desmedido por ganar la batalla que sea, se sale de madre y de unas proporciones armónicas. Esto ocurre cuando algo no nos va como esperábamos, sea al nivel que sea, o, tal vez, porque hay heridas de conflictos anteriores, tanto nuestros como con otras personas.

 

Con bastante frecuencia confundimos las diferencias y las tomamos como una amenaza, pues creemos que la diversidad y el no opinar lo mismo que los otros puede crearnos enemigos y convertirnos en víctimas, todo al mismo tiempo. A partir de ese punto surgen las rivalidades, las tendencias dominantes, y nos volvemos árbitros severos juzgando a las personas y las situaciones, todo hay que decirlo, con una percepción bastante distorsionada. Como consecuencia de ello ¿qué nos va a generar esa actitud? Obviamente, una espiral de amargura, un fuerte antagonismo e incuso un odio atroz hacia los otros.

 

Este choque de intereses contrapuestos puede convertir una lectura de tarot en algo rico e intenso. Es ahí donde el tarólogo debe poner en práctica todas sus habilidades, no sólo para permanecer al margen (cosa que a veces es bastante difícil, no creáis), sino también para encontrar una solución que desenrede la situación y comprometa al consultante a ver las cosas bajo un prisma diferente. Por encima de todo, el objetivo es encontrarle esperanza para que avance – la esperanza de volver a conectar con los valores fundamentales, sin impedimentos o amenazas -.

 

La turbulencia interna debe salir a la superficie para ser sanada.

Mediante una buena lectura, la energía vital del consultante puede ser canalizada de nuevo, logrando una transformación que le permita evitar en el futuro cometer los mismos errores.

Algunos de los mejores ejemplos de arcanos del Tarot que podrían actuar como catalizadores para una conversación en torno a este tipo de conflictos serían:

 

  • 5 de Bastos
  • 5 de Espadas
  • 3 de Espadas
  • La Torre
  • El Diablo
  • Reina de Espadas
  • 9 y 10 de Espadas
  • 10 de Bastos

 

Si os fijáis, son arcanos difíciles y complejos, pero es debido a que sin una catarsis no se produce el cambio. Con ellos se nos muestra cómo no desperdiciar energía, y cómo considerar el conflicto, sea en el aspecto que sea. Nuestro potencial es lo que traemos a la mesa de la vida, y no hay que olvidar jamás que el Tarot es un gran maestro del equilibrio.

 

5 PASOS en una consulta para la RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

1.- PRIORIDAD DEL PROBLEMA

- ¿Cuál es el tema central, el auténtico problema?
- ¿Cómo se pueden percibir los puntos fuertes dentro de la situación?
- Explorar la vía de menor resistencia.


2.- ENFOCARNOS EN EL PRESENTE

No siempre es útil observar el pasado, porque existe el peligro de entrar en una espiral de emociones retenidas que nos impidan avanzar. Por eso lo más recomendable es:

- Mantenernos en el Ahora, y mirar hacia fuera para localizar los puntos que crean discordia y resentimiento.
- Crear estrategias para las batallas, estando siempre listos para el combate conforme se vayan agotando. (Antes de nada, hay que pensar que escoger bien nuestras batallas es algo inteligente, porque a veces el camino de la paz y la no confrontación puede ser el mejor). 
- Tener en cuenta que mientras nos preparamos para una batalla, podemos estar perdiendo otros elementos importantes. O sea, hay que mirar qué es lo que preferimos, y tener una visión global de los hechos.
- Y por encima de todo ¡No malgastar la energía!


3.- PERDONAR

¿Piensas que es una respuesta normal buscar venganza o castigo cuando somos tratados injustamente? ¿O consideras que es preferible procurar antes un entendimiento?

- Pensar que el “Ojo por ojo” es la justa retribución a una situación dolorosa, puede perpetuar nuestro sufrimiento y oscurecer cualquier opción de esperanza.
- En esta etapa, nuestra elección es una cuestión de actitud. Por eso, hay que buscar los puntos fuertes para atraer lo correcto.
- ¿Qué es lo que nos une a las actitudes negativas? ¿Tenemos una especial predilección por ellas?
- El Perdón es el gran liberador, pues nos da la oportunidad para liberarnos de las cargas de descontento y amargura .


4.- DEJARLO IR

Cuando la mochila nos pesa demasiado, cuando llevamos una carga excesiva, es preciso liberarnos de algo de ese peso. No podremos seguir adelante de una manera óptima hasta que hayamos descargado lo que tanto nos lastra.

- ¿Cómo se ve el consultante imaginándose que está libre de los sentimientos negativos del conflicto?
- ¿Cómo podemos reemplazar esos sentimientos? ¿Con qué?
- ¿Cuál es nuestra visión del futuro?
- ¿Qué estamos haciendo en nuestro mundo ideal?

 

Esto que he plasmado aquí es una simple visión de lo que una consulta de Tarot puede proporcionar a la persona que acude a nosotros en busca de ayuda. Orientarle para potenciar sus puntos fuertes, y enseñarle cuáles son los pasos que debería dar le ayudarán a considerar su historia desde otro punto de vista, y ver que en la vida todo tiene solución.

 

Espero que os hayan servido de ayuda estas pequeñas pautas que he dado.

 

¡Hasta la próxima!

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “EL TAROT, LLAVE PARA RESOLVER CONFLICTOS