LA FUERZA (VIII)


 

LA FUERZA (VIII)

 

El arcano de la Fuerza, femenino en esencia, simboliza la superación o amaestramiento de los instintos salvajes de la naturaleza o de la fuerza natural, el auto-control de las pasiones materiales en pos de lo espiritual, siempre con gran sentido común. Es la fuerza bruta domada por la luz del alma.

 

En conjunto, este naipe nos habla de fuerza moral y física, de firmeza de voluntad, sentido de la responsabilidad y disciplina. Es, por tanto, fiel reflejo de una personalidad inquebrantable y dominadora, resistente y luchadora, capaz de dirigir y mandar con éxito. Siempre plena de energía, la Fuerza es capaz de enfrentarse con éxito a problemas profesionales o personales. Es curioso ver como, cuando aparece a menudo este arcano en tiradas realizadas para una mujer, nos está diciendo que ella tendrá que tomar las riendas económicas de su hogar o empresa, ya que el marido no está o no estará capacitado para ello. 

 

Por tanto, es una carta que presagia que aquellos problemas más difíciles se resolverán gracias al esfuerzo personal, tenacidad y firmeza de voluntad, es decir, que todo se superará a base de recursos personales. Es factible obtener logros comerciales, profesionales o políticos, pero siempre será a base de arduos trabajos y de destreza propios. No hay que contar con padrinos ni golpes de suerte.

 

Este arcano representa sobre todo el trabajo y el empleo, pero especialmente aquellos que sean de destreza mecánica, manuales o artesanales antes que otras profesiones de carácter más artístico y creativo. Indica laboriosidad, destreza, energía y talento práctico para llevar a cabo la tarea señalada.

 

A menudo, el arcano de la Fuerza nos habla de inteligencia, virtud y facultades dinámicas, pero sobre todo de un gran autodominio y convicción en las propias ideas, que se pueden conseguir con coraje y firmeza. Por eso, la presencia de ánimo del arcano nos invita a perseverar y ser tenaces.

 

En su aspecto negativo refiere falta de firmeza de voluntad, desánimo, abulia y desgana. Mal aspectada, la Fuerza se vuelve perezosa e inconstante, pues la apatía y la desidia se apoderan de sus actos y pensamientos. También puede hacer alusión a una debilidad moral y física en cualquier asunto, que la vuelve indecisa y le provoca inseguridad. Esto la puede abocar al agotamiento, fatiga y estrés.

 

En según qué lectura indica pérdida de empleo, voluntario o por despido. Se producirá entonces un largo periodo de baja laboral o paro, que puede hacerla sentirse impotente para enfrentarse a los problemas de la vida. En general, también avisa del riesgo de tener que aguantar a un cónyuge o jefe tiránico, déspota, irascible o colérico, así como de una convalecencia muy larga y pesada en una operación, pues la Fuerza siempre resuelve todo con su ritmo lento que la caracteriza. Al fin y al cabo, hay que recordar que sólo cuenta con sus propias fuerzas.

 

PROFESIONES: mecánicas, como talleres, construcción. Manuales y artesanales. Peluquerías.

 

LUGARES: arenas, circos. La jungla, la selva. África. Una carnicería, un matadero. Países con leones y selvas. Teatros, escenarios. Castillos, parques. Países cálidos. Desiertos. Lugares orientados al sur.

 

AMOR: refiere perseverancia sentimental o romántica en cualquier asunto, así como tenacidad para conseguir al amado. Indica gran virilidad y sexualidad masculina.

SALUD: es un presagio de buena salud y fortaleza, y en general habla de una buena recuperación tras la enfermedad. Rige muslos, fémur, rodillas, articulaciones de manos y muñecas.

 

CLIMA: la Fuerza siempre refiere fuertes ráfagas de viento. Pueden ser vientos locales o turbulencias, pero a menudo de gran fuerza. Normalmente son vientos frescos. Si la Fuerza aparece con la Torre, pronostica huracanes y borrascas.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.