LA SUMA SACERDOTISA (II)


 

LA SUMA SACERDOTISA (II)
 

El arcano de la Suma Sacerdotisa o la Papisa ostenta el número II, asociado en numerología a la dualidad, pero salvo su coincidencia numerológica, nada del carácter de la Papisa nos deja entrever esa cualidad mencionada. Primera mujer de los arcanos mayores, aparece enclaustrada y ajena al mundo exterior en la mayoría de los mazos de tarot. Una observación detenida sobre su figura nos hace pensar que es su mundo interior el que le preocupa, lo que verdaderamente le interesa.

 

La Papisa es una mujer sabia, intuitiva y prudente. Muy observadora y receptiva, le gusta reflexionar ante las circunstancias de la vida, y esperar con paciencia el momento propicio para la acción (no en vano, es una carta pasiva). Es su profundo conocimiento interior el que le permite obrar así, de forma ponderada y equilibrada, mientras se aísla y espera en una soledad padecida, o tal vez buscada por sí misma.

 

Bien aspectado, este arcano siempre hace alusión a una persona con mucho sentido común, muy cuerda y pacificadora en todo momento, pero algo inactiva. La Papisa sabe permanecer en espera, sin forzar la situación y fluyendo con las dificultades sin oponer resistencia. Después, aplica su intuición, discreción y sentido práctico para resolver la situación, rehuyendo siempre peleas y enfrentamientos. No en vano se le asocia con el matriarcado, con la mujer e incluso puede hablarnos de la figura de la abuela.

 

Su lectura siempre indica inclinaciones místicas, espirituales o religiosas; el misterio es la base de su trabajo, paciente y callado. Domina las fuerzas psíquicas, y se desenvuelve con soltura en el mundo de las ciencias ocultas y el esoterismo. El arcano puede hablarnos de una astróloga, adivina, maga o bruja, que conoce las fuerzas ocultas de la naturaleza, y que tiene el don de la videncia. También puede aludir a las medicinas alternativas, de las que es figura representativa dentro del tarot. Su imagen nos sugiere a una mujer sanadora, curandera, naturista, doctora, herbolaria o comadrona.

 

Sin embargo, mal aspectada o en posición invertida, su mensaje es nefasto. Puede tratarse de alguien hipócrita, egoísta y avaro, y suele hacer referencia a una persona rencorosa y vengativa, que padece fuertes arrebatos temperamentales. Sus cualidades negativas nos hablan de una mujer mentirosa, timadora y rodeada de oscurantismo, incluso una bruja mala que nos hace víctimas de sus calumnias femeninas. En ocasiones puede ser ella misma la que se encuentre inmersa en relaciones secretas e inconfesables, algo que la descentra y ofusca mentalmente. En ese caso, nos hablará claramente de depresión e inestabilidad emocional.

 

Cuando la Papisa se deja llevar por su lado oscuro y cede a las tentaciones, se vuelve irracional e incapaz de enfocar con objetividad los problemas. En esos momentos, su pasividad se acentúa y puede dejar escapar el momento oportuno para actuar.

 

PROFESIONES: todas las relacionadas con la enseñanza o los conocimientos de alguna materia (maestras, tarotistas…)

 

LUGARES: bibliotecas, conventos, criptas. El templo. Servicios de obstetricia. El mismo ambiente en que se vive. La casa.

 

AMOR: la Papisa siempre hace alusión a la soledad y a un posible rechazo del sexo. Sus deseos se centran en encontrar a un compañero espiritual-intelectual antes que a un amante. Es insegura y tímida, y puede llegar a tener obsesiones y desequilibrios en el amor. Debido a su pasividad, tiende a enamorarse platónicamente antes que a entrar en acción.

 

SALUD: es la carta del matriarcado y la maternidad, por lo cual alude al embarazo y parto. En general indica buena salud para la mujer, y un estado de equilibrio. Rige la ginecología y todo lo del abdómen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.