LOS ATRAPASUEÑOS


Los atrapasueños-Mayte del Sol

Los atrapasueños-Mayte del Sol

Seguro que muchos de vosotros habéis escuchado esta palabra en más de una ocasión, y es probable que a estas alturas sepáis el objeto al que designa, el cual ha proliferado en las tiendas esotéricas o New Age en los últimos años. Nada más verlos, llama la atención su configuración, con hilos entretejidos cual telaraña en el centro de una circunferencia realizada en madera, y de la cual penden diversos colgantes con plumas coloridas. En sí, es un bonito y decorativo objeto, y si atendemos a la propia palabra, es fácil imaginar su utilidad pero ¿de dónde proceden en realidad? ¿son eficaces? ¿se les puede dar un sentido únicamente chamánico, o encierran algo más?

En la actualidad, y tras haberse hecho bastante populares, sabemos que los Atrapasueños son instrumentos de poder por encima de todo, provenientes de una ancestral cultura chamánica radicada en naciones nativas norteamericanas, y realizados absolutamente de manera artesanal. El arco central más grande y visible representa a la Rueda de Vida, y está atravesado por una malla. En su simbolismo más auténtico, dicha malla representa a los sueños que tejemos, no sólo en nuestras experiencias oníricas nocturnas, sino también a los sueños del Alma y a la energía en movimiento generada en nuestras actividades cotidianas. El centro de la red es considerado como el vacío o Espíritu creador.

El Tiempo de los Sueños, denominación que otorga el Chamanismo a nuestros sueños nocturnos cotidianos, es influenciado por buenas y malas energías en todo momento, de la misma forma que ocurre con todo lo que se mueve en este universo. Estos sueños, siempre bajo el prisma chamánico, son clasificados de tres formas distintas: sueños positivos, sueños negativos, y aquellos que finalmente olvidamos mientras nuestro cuerpo descansa. Por eso, la función del Atrapasueños es alejar a aquellas energías negativas que se acercan a nuestro espíritu en sueños. En caso de que éstas pretendan perturbarnos, son atrapadas en la malla y se disipan por el agujero central cuando los primeros rayos del sol asoman por el horizonte. De esta manera, dicho artilugio sólo permite que se filtren los sueños “buenos”, eliminando los “malos”, y quedando enganchados en sus plumas, originariamente de águila, los cuales finalmente olvidamos por no ser vitales para nuestro aprendizaje existencial.

La palabra atrapasueños proviene de la inglesa “dreamcatcher”, y tiene su origen en la ancestral creencia de dos naciones nativas americanas, los Ojibwa y los Lakota. En la lengua de los Ojibwa, a este amuleto se le llama “Asabikeshiinh” (araña), aunque también se le conoce con el nombre de “bawaajige nagwaagan” o cepo de los sueños. Cuenta la leyenda que una mujer araña se encargaba de cuidar y proteger a la gente de la tribu por las noches. Debido a la gran dispersión que sufrieron los nativos americanos con la llegada del hombre blanco, la mujer araña optó por continuar luchando para que la magia protectora alcanzase a todos sus congéneres de raza, tejiendo redes con propiedades mágicas para ir colocándolas después sobre las camas de la gente. De esa manera, se atraparían los malos sueños, siendo eliminados al llegar el amanecer. A raíz de esta creencia, el Atrapasueños pasó a colocarse encima de la propia cama, o especialmente sobre la cuna de un recién nacido, pues se considera un poderoso instrumento de protección ante la magia negra y los influjos negativos. Tradicionalmente, los Ojibwa construían los Atrapasueños atando hebras de sauce alrededor de una argolla circular de unos 9 centímetros o con forma de lágrima, dando como resultado una red semejante a una telaraña, hecha a su vez con fibra de ortiga teñida de color rojo.

Sin embargo, para el pueblo Lakota de la tribu Sioux de Norteamérica, los Atrapasueños funcionan de distinta forma. En su caso, las pesadillas pasan por la red y se dirigen hacia el centro, mientras los buenos sueños quedan atrapados en los hilos y hebras, y se deslizan hacia las plumas, por las cuales descienden hasta la persona durmiente. Como es obvio, no se puede asegurar si alejan o no los malos sueños y bajas energías, o las malas vibraciones, pero sí que ejercen un poderoso efecto psicológico sobre el durmiente.

Los atrapasueños-Mayte del Sol

Los atrapasueños-Mayte del Sol

Según la leyenda lakota, un viejo chamán estaba en una montaña cuando tuvo una visión. En ésta, Iktomi – el maestro de la sabiduría – se le aparecía en forma de araña para hablar con él. Mientras hablaban, Iktomi tomó un trozo de madera del sauce más viejo, y dándole forma redonda, comenzó a tejer una telaraña empezando desde afuera y avanzando hacia el centro. Cuando terminó, la adornó con plumas que tenía a mano, pelo de caballo, cuentas y adornos, y se la dio al anciano lakota diciéndole: “Mira la telaraña. Es un círculo perfecto, pero en el centro hay un agujero. Úsala para ayudarte a ti mismo y a tu gente, para alcanzar tus metas y para hacer un buen uso de las ideas de la gente, sus sueños y sus visiones. Si crees en el Gran Espíritu, la telaraña atrapará tus buenas ideas, y las malas se irán por el agujero“. El anciano le pasó la visión que había tenido a su pueblo, y ahora los lakotas usan el Atrapasueños como la red de la vida. Esta tribu cree que dicho talismán protege su destino, pues lo cuelgan encima de las camas de los niños para escudriñar los sueños y las visiones. Lo bueno de los sueños queda capturado en la telaraña de la vida y enviado con ellos, y lo malo escapa a través del agujero del centro y no formará nunca más parte de ellos.

Sin importar cuál de las dos leyendas sea la verdadera, ambas tienen la misma finalidad, que no es otra que eliminar los malos sueños y mantener los buenos. Como es habitual, los seres humanos tomamos prestados de otras culturas determinados símbolos cuando consideramos que nos pueden resultar de ayuda. En este caso, la civilización occidental ha adoptado este objeto, tal vez debido a su toque étnico, pero sobre todo para apoyarse en él a la hora de visualizar y generar energía positiva y buenas vibraciones, especialmente en los sueños, que es cuando más desprotegidos nos encontramos.

A pesar de que los Ojibwa comenzaron a comercializar estos amuletos en los años 60 del siglo pasado, y aunque siguen siendo muy criticados por sus congéneres ante lo que, en cierto modo, fue una profanación de sus secretos mágicos, hoy día siguen manteniendo la misma esencia. Su sola presencia en un dormitorio parece alentar a que nuestra psique se predisponga de manera inconsciente para un sueño reparador y tranquilo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *