LOS SUEÑOS Y EL MÁS ALLÁ


sueñosmasalla

Los Sueños y el Más Allá – ¿Son todos los sueños fruto de nuestro inconsciente? ¿o en algunos sueños puede haber algo más? La gran mayoría de las experiencias oníricas que tenemos los seres humanos obedecen a frustraciones o preocupaciones vitales que nos han impactado, y que de manera simbólica aparecen reflejadas en nuestros sueños. Sin embargo, y aunque no sea lo habitual, en ocasiones extraordinarias podemos experimentar “algo” mientras dormimos, que a pesar de que tenga apariencia de sueño, no lo sea en realidad, sino más bien un fenómeno más allá de un simple mensaje de nuestro insconciente.

Con esto me refiero a esos sueños en los que se nos aparecen personas difuntas dándonos mensajes muy concretos, los cuales resulta poco creíble suponer que sean fruto solamente de nuestro inconsciente. ¿Por qué afirmo esto? Pues porque a mí me ha sucedido en numerosas ocasiones que personas ya fallecidas me hablen en sueños, dándome mensajes demasiado detallados y con informaciones a veces desconocidas, las cuales posteriormente y en estado de vigilia he podido comprobar que eran ciertas. ¿Cómo puede ser eso fruto simplemente de mi inconsciente?

Pongo el ejemplo de una tía mía fallecida hace algunos años, que una noche se me apareció en un sueño y me advirtió de la posible ruptura matrimonial de su nieta, cosa que acabó sucediendo tres meses después. Pero eso no es algo que solamente me haya ocurrido a mí, pues al practicar meditación y ahondar en estos temas, puedo tener más tendencia o facilidad para conectar con algo que no se puede describir bien. Esto, quiero recalcar, le puede ocurrir a todo tipo de personas.

Sin ir más lejos, una clienta levantina me consultó hace varias semanas por un tema que le preocupaba. Yo le eché las cartas por teléfono, y en plena conversación me confesó que había tenido un sueño. En él, un señor muy feo y completamente desconocido para ella, la perseguía por la calle diciéndole una y otra vez “te está engañando, que sepas que te está engañando”. Mi clienta, durante el sueño, discutía acaloradamente con este hombre y trataba de huir de él. El único mensaje que le repetía era “abre los ojos, que te está engañando”. Esta chica me contó que se despertó muy acalorada, pensando que simplemente había tenido una pesadilla, pero desconcertada, indagó acerca de lo que le acababan de comunicar, y descubrió que el mensaje de ese individuo era cierto.

Cuento este caso porque tampoco quiero que penséis que estas cosas sólo nos pueden suceder a los que nos dedicamos diariamente al mundo esotérico y metafísico. La explicación que yo le di a mi clienta es que, posiblemente, un guía espiritual que no tiene por qué ser de su familia terrenal difunta, fue quien se metió en su sueño para advertirle de que la estaban engañando. En mi caso os diré que, en repetidas ocasiones, he tenido mensajes de familiares difuntos advirtiéndome de peligros, e incluso revelándome secretos de familia que yo desconocía, y que posteriormente pude comprobar que eran ciertos.

Son conversaciones tan vívidas, que te das cuenta de que no estás ante un simple sueño. Al despertar comprendes, sin dudarlo un segundo, que realmente a través del sueño, los que están al otro lado han podido contactar contigo y darte el mensaje que necesitaban transmitirte. Por eso, no creáis que todos los sueños son en vano. En alguna ocasión, desde el más allá os pueden estar avisando de algo que ellos consideren importante. Hay que tener en cuenta que a los seres espirituales que están en el otro lado, les resulta mucho más fácil contactar con nosotros a través del sueño, que hacerlo cuando nos encontramos despiertos.

Yo entiendo que se pueda ser muy racionalista, y que haya gente escéptica que dude de esto, pero me gustaría que me explicaran cómo el subconsciente puede lograr que se nos aparezca un familiar difunto en sueños, y que éste nos revele una información que desconocíamos, o que nos prevenga de algo que va a ocurrir, y que finalmente descubrimos que acaba sucediendo.

La conclusión a la que quiero llegar es que, por supuesto, no estamos solos. Por esta razón, deberíamos de ser mucho más cuidadosos y respetuosos con nuestros sueños, pues en algunas ocasiones, los seres espirituales que están al otro lado pueden revelarnos una información por esta vía, que nos puede ayudar de manera determinante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.