SECRETOS DEL TAROT


Secretos del tarot - Mayte del Sol

Secretos del tarot – Mayte del Sol

 

Las cartas del tarot son una herramienta fascinante, divertida y mágica que cualquiera puede usar para conectarse con su Yo superior. Pero cuando comienzas a realizar lecturas a otras personas, puede ser abrumador. Hay mucho que estudiar, no solo sobre las cartas y su significado, sino también sobre cómo usar exactamente el mazo, porque los secretos del tarot son numerosos.

 

Cada carta está repleta de información. Algunos sistemas o formas de lectura se basan en la numerología, la astrología o la Cabalá para dar niveles de significado más profundos o ligeramente diferentes. Incluso cada baraja puede ser bastante distinta.

Sobre todas ellas, destacaría la baraja Rider-Waite, que es la más común y fácil de encontrar. Además, sus imágenes, realizadas por la ilustradora Pamela Colman Smith (https://maytedelsol.com/pamela-colman-smith-la-artista-del-tarot-rider-waite/?swcfpc=1) , son muy coloridas y claras, y están llenas de símbolos para indicar cuál es el significado de cada carta. Sin embargo, no hay una sola baraja o forma de leer las cartas. Existen muchos libros de tarot, muchos mazos diferentes, y además necesitamos una buena intuición que nos ayude a interpretarlas.

 

En su forma más básica, el tarot cuenta historias sobre los ciclos de nuestra vida. Barajar el mazo, elegir las cartas y colocarlas en orden revela las diferentes pruebas y tribulaciones que podríamos enfrentar durante una situación determinada. No obstante, las cartas de los arcanos mayores no necesariamente nos representan a nosotros en una lectura determinada; pueden representar también a otra persona en nuestras vidas, o simbolizar problemas más generales. El tarot es un lenguaje complejo y cada lectura es diferente.

 

Cada lector o tarotista tiene su propia metodología para interpretar la forma en que interactúan los arcanos. Casi todos provenimos de diferentes orígenes, poseemos diferentes estilos de lectura de cartas, o usamos nuestras propias creaciones para trabajar con los consultantes. Se puede incorporar la astrología y/o la mediumnidad, o en el caso de un trauma, antecedentes terapéuticos que nos pueda comentar el propio consultante.

En su mayor parte, no hacemos “adivinación” en sí; se trata más bien de los símbolos psicológicos más profundos del tarot, y de cómo podemos aplicarlos a la vida cotidiana. Este es uno de los secretos del tarot más importante. Sin embargo, muchas veces esta mancia simplemente plantea más preguntas abiertas en lugar de ofrecer respuestas.

 

Personalmente, ya sabéis que soy una apasionada del tarot y que llevo trabajando desde hace casi 20 años en ello de manera profesional. Es por eso por lo que he querido plasmar en este artículo algunos de los secretos que, en mi caso, he ido descubriendo con el paso del tiempo.

 

¿Cómo funcionan las cartas del tarot?

La información que obtienes en una lectura de tarot proviene de ti. Los arcanos revelan las emociones, las verdades, las respuestas y el conocimiento oculto que ya está dentro de ti. Cuando sacas una carta, estás sacando tu propia sabiduría. Tu propio subconsciente. Eres tú quien se revela. Tú eres la clave.

 

Al mismo tiempo, el tú que se revela a través de las cartas es la versión más grande y expansiva de ti. No es solo el tú que sabes que eres, sino tu yo superior, tu yo futuro, tu yo pasado y, a veces, incluso tu yo en una línea de tiempo paralela (porque existen otros planos además del nuestro, este en el que nos encontramos).

 

Las cartas del tarot son una herramienta de adivinación, lo que significa que son una herramienta para comunicarse con lo divino. Que, de nuevo, somos nosotros porque somos divinos. Nuestro Yo divino interactúa con ángeles espirituales o energías que son, en cierto modo, una extensión nuestra. Sirven a nuestro yo superior, y éste puede dar permiso para que esas energías nos ayuden en nuestra lectura de tarot.

 

Las cartas del tarot funcionan especialmente bien en retrospectiva

En ocasiones sucede que no siempre comprendes el significado de las cartas que sacaste hace algún tiempo acerca del futuro de alguien, o incluso de ti mismo. Por ejemplo, recuerdo una ocasión en que, en mis inicios con un mazo de tarot entre las manos, no sé cuántas veces me salió la Reina de Espadas mal aspectada cuando me echaba las cartas a mí misma para probar.

Esto es algo que hace muchos años ya no hago, porque leernos las cartas a nosotros mismos desvirtúa mucho la obtención de una respuesta concreta. No somos objetivos sino, más bien, parciales a la hora de buscar interpretación, y la respuesta no suele ser certera. Volviendo al ejemplo que mencionaba, continué haciéndome tiradas para experimentar, y esta carta me salía una y otra vez.

 

Al revés o mal aspectada con otros arcanos de significados parecidos, la Reina de Espadas representa a una mujer poco amable y desconfiada. Por eso, me pregunté si esto era algún aspecto de mí, hasta que descubrí que era alguien cercano a mi persona. Es decir, el tarot me reveló que alguien que nunca hubiese esperado que se volviera contra mí era un enemigo, no un amig. ¡Me quedé impactada! ¡Y las cartas fueron las primeras en intentar advertirme!

 

Por qué las cartas del tarot pueden no funcionar a veces

Es probable que en más ocasiones de las que creemos, el tarot no funcione del modo en que deseamos y no facilite mensajes claros y contundentes. Esto puede deberse a nuestra forma de pensar si nos las echamos a nosotros mismos o, en el caso de que le realicemos la lectura a otra persona, que su energía no nos llegue correctamente.

Este es otro de los secretos del tarot. Si el consultante, seamos nosotros u otra persona, se siente muy asustado, distraído o desesperado, es posible que las cartas no transmitan nada. En esos estados emocionales/mentales, la energía se bloquea y el miedo de la persona, o el nuestro propio, trata inconscientemente de controlar la lectura.

 

No obstante, también puede suceder que las cartas no nos respondan si la pregunta es simplemente desconocida en el instante de la lectura. Hay momentos en los que no se puede obtener una lectura precisa porque, como todo proviene de nosotros, no tenemos ninguna percepción o intuición sobre la pregunta.

 

En mi humilde opinión, hay momentos en que las líneas de tiempo futuras son claras y precisas, y ocasiones en que dichas líneas están evolucionando y formándose de manera tan espontánea y rápida que, simplemente, no podemos conocer todavía la respuesta a las preguntas. Es ahí donde se busca una orientación y guía que, por fortuna, el tarot siempre nos brinda.

 

¿Se hará realidad una lectura de tarot negativa?

Aunque, lamento decirlo, la información negativa del tarot a menudo es acertada, no es necesario sucumbir a la desesperación. Debido al hecho de que el futuro no está escrito en piedra, tampoco lo está ninguna lectura de tarot (por mucho que haya tarotistas que digan que sus lecturas son de una precisión exacta).

 

Las cosas pueden cambiar, y por supuesto que cambian entre una lectura y otra. Esto incluye una nueva sabiduría obtenida de la lectura en sí, que puede trastocar los resultados que en un principio teníamos. Otro de los secretos del tarot: con él no se puede considerar nada estático, permanente o definitivo. Los plazos a menudo cambian.

 

¿Cuánto tiempo hay que esperar entre una lectura de tarot y otra?

Algunas personas se realizan lecturas a sí mismas o consultan a un profesional a diario. Desde hace años, yo tengo una fiel clienta que en la misma semana puede llamarme 2 ó 3 veces, siendo las preguntas numerosas y diversas en cada ocasión. Sin embargo, hay otras personas que te solicitan lecturas con mucha menos frecuencia.

 

El tiempo para esperar entre lectura y lectura es una elección personal. Mi consejo sería esperar, al menos, una semana o más entre cada una. Especialmente con respecto a la misma pregunta. Doy ese consejo porque normalmente realizo unas cuantas tiradas diferentes en cada consulta, y puedo seleccionar cuál es más idónea para preguntar nuevamente sobre lo mismo. Con esa pauta voy enfocándolo de diferente manera y la perspectiva es más amplia.

Otro de los secretos del tarot es que, si continuamos haciéndole al tarot la misma pregunta una vez tras otra, día tras día, no obtendremos una respuesta precisa. La urgencia, ansiedad y necesidad de control enturbiarán las aguas.

 

¿Cuánto tiempo dura una lectura de tarot?

Si deseamos y solicitamos una lectura de tarot con regularidad (varias veces al mes, por ejemplo), la información de la última lectura es válida hasta, al menos, la próxima lectura. Esto es debido a que con ésta obtenemos una nueva información, muchas veces complementaria aunque, en rara ocasión, novedosa.

 

Por ejemplo, si realizamos una pregunta acerca de cómo curar una relación sentimental, la información que nos den los arcanos en esa lectura será válida hasta que:

A) La pregunta o problema esté resuelto y nos olvidemos de la pregunta y la lectura, o
B) Hasta que volvamos a echar las cartas con respecto a la misma pregunta (digamos una semana después, como pronto).

 

Esta es solo mi regla personal, porque la mayoría de los problemas o preguntas se vuelven irrelevantes con el tiempo, pasando a tener más importancia otros asuntos para los que necesitamos, de nuevo, orientación. Dado que no se puede saber con certeza cuando será necesaria otra lectura de tarot, hay que desarrollar un sentido intuitivo de la duración del mensaje.

 

Como podéis suponer, estos son solo consejos que doy y que he ido descubriendo con el paso de los años. Para mí el tarot funciona a nivel intuitivo, pero hay que conocer bien su lenguaje y la manera de manejar los arcanos. De esta forma, nos darán la información que buscamos. Es como abrir la tapa del cofre del tesoro: cada vez que lo hagamos, nos sorprenderemos de lo que encontramos.

 

Tened por seguro que una lectura de tarot siempre resulta apasionante, y además, es muy enriquecedora para nuestra evolución a todos los niveles.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *