PARÁSITOS ASTRALES


PARÁSITOS ASTRALES

 

Ya hace tiempo que no escribía nada al respecto, y por ser un tema demasiado importante, he considerado hacer algunas aclaraciones al respecto de los parásitos astrales. En mi artículo httpss://maytedelsol.com/el-bajo-astral-y-sus-habitantes/ hablaba de ese Bajo Astral donde cohabita numerosos seres que, en mayor o menor medida, nos parasitan energéticamente. Eso cuando sólo se dedican a ello.

 

En dicho artículo hablaba de las EAPs (entidades astrales parasitarias), haciendo referencia a aquellas que son creadas por el ser humano. Habitualmente son seres que un día habitaron este plano, pero que al trascender al otro lado, se han quedado en la zona de las bajas vibraciones. Además, siempre ejercen algún grado de influencia sobre este plano, especialmente si somos atacados o parasitados.

 

Dichas entidades actúan a modo de parásitos de los aparatos sensorio-motor y emocional de los seres humanos, fundiéndose parcial o totalmente en la mente subconsciente de la persona, y abasteciéndose de su energía. Este es, además, su método para contactar con el exterior. Es cuando nos sentimos débiles física, psíquica o emocionalmente, cuando más abiertas dejamos las puertas para que una entidad de este tipo pueda acceder a nosotros y parasitarnos.

 

Muchas veces, la vida nos trae situaciones en las que generamos emociones muy intensas y que no controlamos, o sentimientos negativos reprimidos consciente o inconscientemente. Es justo en esos momentos cuando, sin saberlo, estamos enviando una señal a las EAPs para que acudan a nosotros y se instalen en nuestro interior como inquilinos no deseados. Y lo peor de todo es que, en numerosas ocasiones, podemos llevar una vida aparentemente normal y tranquila, sin ser jamás conscientes de que nuestro espacio ha sido invadido por semejantes okupas.

 

Los síntomas de la intrusión astral pueden ser muy sutiles. Una EAP puede estar presente sin producir ningún síntoma notable, lo cual se aplica también a las entidades demoníacas. Cuando hay una intrusión astral, tanto las actitudes, como la conducta, inclinaciones, deseos… pueden estar influenciadas, e incluso ser determinadas por la acción de otra personalidad con una historia y un patrón de conducta diferentes.

 

No obstante, es habitual que la persona crea que son sus propios pensamientos y emociones, porque dicha entidad actúa como un vampiro psíquico. Lógicamente, no todas las intrusiones astrales son negativas. Las hay también positivas, o neutrales y pasivas. Sean del tipo que sea, su forma de actuar es succionar la energía vital del huésped, quien en su ignorancia, cree que se trata de un hecho generado por sí mismo. La entidad vive a nivel del subconsciente del individuo, y ejerce sobre él todas sus cargas mentales, emocionales y físicas.

 

Las prácticas mágicas de cualquier tipo, la canalización, la acción de pedir ayuda a “los guías” sin tener el conocimiento suficiente sobre el mundo invisible, las prácticas de meditación para contactar con los “maestros espirituales”, las sesiones espiritistas y todo tipo de “actividades espirituales” que se realicen sin un profundo conocimiento de los mundos invisibles, son invitaciones gratuitas a que espíritus oportunistas de toda clase, tanto desencarnados como entidades demoníacas, interfieran y produzcan todo tipo de problemas.

 

Sin saberlo, un individuo puede, inconscientemente, “invitar” a un ser querido a unírsele cuando este último ha fallecido. Esta invitación puede producirse por el dolor que produce la pérdida y por negarse a “dejar ir” al ser amado. El espíritu de la persona fallecida puede sentir de la misma forma y decidir “quedarse” para acompañar al otro, protegerlo, darle “amor”, etc. Sin embargo esto NO BENEFICIA a ninguno de los dos. La intrusión que se produce por los lazos de “amor” que unen a dos individuos es una violacion del libre albedrío de ambas almas.

 

Es bueno conocer todo esto para saber cómo debemos comportarnos frente a este tipo de parásitos. Hay más de los que nos pensamos, y una buena protección es vital para evitar inquilinos no deseados que nos puedan amargar mucho la vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *